AVERÍAS

Te ayudamos en prevenirlas

Las averías en las embarcaciones siempre suelen resultar desagradables, ya que suponen no solamente un coste, sino que también pueden poner en riesgo tu seguridad. Cuando se llevan a cabo las acciones adecuadas de mantenimiento e inspección de la embarcación, no suele haber problemas. 

Sin embargo, en muchos casos no se navega de forma frecuente, lo que hace que no se ponga la atención suficiente en las tareas de mantenimiento preventivo de las embarcaciones. En David Checa te comentamos y orientamos cuáles son las más frecuentes y cómo prevenirlas. Te invitamos también a solicitar nuestros servicios de mantenimiento y puesta a punto de embarcaciones.

¿Qué tipo de averías
puedes tener?

Estos son algunos de los tipos de averías más comunes:

  • Fallos eléctricos: por ejemplo, pueden fundirse las luces de navegación. Si esto ocurre, tu embarcación tiene un mayor riesgo de colisión en situaciones de mala visibilidad, otros barcos no podrán detectar fácilmente tu embarcación y entender en qué dirección se está moviendo. Otros tipos de fallos eléctricos comunes en embarcaciones es que se fundan los fusibles, que pueden afectar incluso al funcionamiento del sistema GPS.
  • Oxidación: la oxidación de una embarcación puede provocar que se petrifiquen los motores fueraborda o que se produzca una acumulación de agua. La corrosión puede afectar a los componentes internos del motor, generar problemas de arranque, aumentar el consumo de combustible, y reducir la vida útil del motor. 
  • Descarga de baterías: las baterías son una parte muy importante del sistema eléctrico de toda embarcación. Cuando se descargan, puede resultarte imposible arrancar el motor, y no podrás proporcionar corriente a los elementos eléctricos y electrónicos de abordo.
  • Problemas en el motor: pueden producirse obstrucciones en el conducto del gasoil, o que haga falta cambiar el aceite, debido a un envejecimiento del combustible. Esto puede provocar un mayor riesgo de fallos en el motor y problemas en el arranque en determinadas situaciones.


1. Haz un mantenimiento frecuente

Cuenta con profesionales que puedan llevar a cabo la revisión del motor, los sistemas eléctricos, la batería, el sistema de combustible, las luces…


2. Inspecciona la embarcación antes de navegar

Haz una inspección completa de tu embarcación antes de detectar diversos problemas. Comprueba que las baterías están cargadas y los sistemas de seguridad están en el lugar que les corresponde así como llenos los tanques de combustible.

3. Usa accesorios y repuestos para tu embarcación

Utiliza componentes de buena calidad para tu embarcación, de manera que puedas tener unas mayores garantías.


4. Aprende a navegar de manera segura

Conoce las normas y el reglamento marítimo para no cometer imprudencias. Conduce tu embarcación de forma adecuada para no provocar daños o colisiones.


5. Verifica las condiciones climáticas

Antes de salir a navegar es conveniente conocer si hay condiciones meteorológicas adversas. Una fuerte tormenta puede dar lugar a averías en una embarcación, además de poner en riesgo la seguridad de todos los navegantes.


6. Cambia el aceite y los filtros

Comprueba el estado de la gasolina, cambia el aceite y los filtros y haz un mantenimiento eficaz del motor antes de cada salida. Comprueba también el sistema de refrigeración y el nivel de agua antes de salir a navegar.

Esperamos que estos consejos te hayan podido ser útiles. Siguiendo estas claves podrás prevenir adecuadamente las averías que muchas veces se producen en las embarcaciones por falta de mantenimiento. Recuerda que en todo aquello que dependa de nosotros podemos tomar las medidas necesarias para cuidar de que tu embarcación esté en perfectas condiciones.

Consejos para evitar las averías más comunes

Contacta con nosotros

    Start typing and press Enter to search

    Ir al contenido